x

Diez consejos para comprar un barco de segunda mano

Lograr la meta de navegar a bordo de una embarcación propia puede parecer un sueño imposible de alcanzar para la mayoría de las personas.

Existe la concepción de que la navegación es una alternativa recreativa que solo se pueden permitir aquellos privilegiados cuyas cuentas bancarias están repletas de 'ceros'.

Este discutible pensamiento no repara en que existe un mercado de ocasión, como en la mayoría de los vehículos, donde se puede adquirir una embarcación de recreo a un precio mucho más asequible. Pero, antes de lanzarse a comprar ningún producto, hay que tener claros ciertos aspectos.

Por ello, desde Boletín Patrón os traemos diez consejos para comprar un barco de segunda mano y que esa frase tópica de "los dos días más felices de un armador son el día que compras el barco y el día que lo vendes" no se termine cumpliendo.
Tabla de contenidos
Mostrar
Ocultar
  • 1. Búsqueda exhaustiva del modelo y del vendedor
  • 2. Revisar la documentación
  • 3. Calcular el presupuesto completo
  • 4. Inspección de la estructura del barco
  • 5. Comprobación de los circuitos eléctricos
  • 6. Electrónica
  • 7. Revisión de las sentinas
  • 8. Motor
  • 9. Equipos de seguridad
  • 10. Asesoramiento y prueba

1. Búsqueda exhaustiva del modelo y del vendedor

El mercado de segunda mano es mucho más amplio de lo que podemos pensar y, en ocasiones, el ansia por encontrar ya la embarcación deseada o la pereza de continuar con la investigación hace que el comprador se precipite obviando otras opciones mejores.

Además, a no ser que sea un familiar o alguien muy cercano, se debe analizar al máximo al vendedor del barco.

En un mundo tan digitalizado, un rastreo por redes sociales o Intenet e incluso acercarse al puerto base del barco que se quiere comprar puede ayudarnos a informarse sobre el antiguo propietario y el uso que le ha dado a lo largo de su vida útil.

Existen muchas webs de compraventa de barcos de segundamano desde donde podemos iniciar la búsqueda. Páginas como cosasdebarcos, topbarcos o el propio tablón de anuncios de compraventa de barcos de Cenáutica, son algunas de las referencias para encontrar nuestro deseado barco.

2. Revisar la documentación

Compruebe que la documentación de barco esté correcta. Es decir, revise:
  • El certificado de navegabilidad donde le aparecerán los datos de la embarcación, zona de navegación,
  • El NIB (número de identificación del buque)
  • La ITB (inspección técnica de barcos)
  • El registro marítimo español que contiene información actualizada técnica y administrativa del barco (el dueño del barco, matrícula, características, etc
  • La hoja de asiento del barco le indicará cualquier incidencia tanto de averías, reparaciones importantes, anteriores dueños así como sanciones o si está libre de cargas o embargos.

Todos los permisos en vigor


Se antoja de suma importancia el hecho de comprobar que todos los papeles están en regla y que se está comprando una embarcación que está dentro de los límites legales.

Cuando se compra un barco de segunda mano a través de una empresa de compra-venta suele actuar como mediador y de comprobadora de que, efectivamente, el barco está sin ninguna carga legal y sin ningún tipo de bloqueo judicial.

Pero cuando uno acude individualmente al mercado de ocasión debe informarse por su cuenta y hacer la comprobación de que todo está correctamente.

Así habrá que fijarse en la fecha de fabricación, si fue chárter o de uso particular o que el mantenimiento se ha ido haciendo con el tiempo necesario recomendado por el fabricante.
barco segunda mano

3. Calcular el presupuesto completo

Al comprar un barco de segunda mano hay que tener en cuenta que no implica solo la adquisición del vehículo.

Es cierto que esta embarcación saldrá a priori bastante más barata que si se comprase directamente al fabricante, pero los gastos no acaban aquí.

No hay que dejar pasar que toda embarcación necesita de un lugar donde estar amarrada, es decir, un pago que no suele ser barato por dejar "aparcado" el barco.

Tampoco hay que hacer la vista gorda al mantenimiento, que es de vital importancia para realizar una navegación con seguridad. No son pocas las piezas que hay que ir cambiando o ajustando periódicamente.

Y habrá que calcular también los cambios de matriculación, impuestos y demás tarifas que se establecen en la compra-venta.

Ajustar el precio de compra


Cuando una persona adquiere un barco nuevo normalmente tendrá que aceptar la cantidad de dinero establecida por hacerse con esa nave recién salida del "horno". Sin embargo, cuando se trata de comprar un barco de segunda mano, la capacidad de negocación cobra una gran importancia.

Conocer bien el modelo y sus posibilidades, saber cuándo está bien hecho el manteniento y tener una gran noción del valor que tiene actualmente ese barco es primordial cuando se trata del mercado de ocasión.

Lo normal es que el vendedor establezca un precio de tasación superior al valor real, que mire hacia su interés. Aquí es donde hay que tener la habilidad suficiente para ajustar el precio y conseguir una embarcación que satisfaga nuestros deseos.

4. Inspección de la estructura del barco

Revisión en profundidad


Es muy posible que la embarcación que se va adquirir te haya podido entrar por los ojos y no veas otra salida que hacerte con ella. Pero no hay que olvidar que se trata de la compra de un barco de segunda mano por lo que una revisión exhaustiva se presenta muy necesaria.

De hecho, es recomendable acudir a algún organismo homologado y rodearse de expertos a la hora de analizar el barco, pues algún fallo que no se detecte a tiempo podría suponer, además de un pufo económico, un grave problema de seguridad si se presenta navegando.

Por ello, te animamos a que valores este artículo y que pongas en nuestro conocimiento cualquier sugerencia que creas que puede ayudar a otro comprador en el mercado de ocasión.

Estructura


Vigile la corrosión, es un mal que pone en peligro el casco y resto de equipamiento.

Revise:
  • Los puntos sometidos a fuertes tensiones. En un velero hay que vigilar los
  • Cadenotes del estayes y obenques así como sus fijaciones
  • La junta del casco
  • El pinzote de la botavara de la mayor
  • Pernos de la quilla
  • El tubo de la limera (zona poco accesible que exige revisiones periódicas).
Muy importante comprobar si el casco tiene ósmosis que daña a la carena del barco de poliéster reforzados con fibra de vidrio.

Una revisión visual nos puede permitir detectar las ampollas que aparecen en la superficie del casco, síntoma de que el barco sufre de ósmosis.

5. Comprobación de los circuitos eléctricos

El barco se desenvuelve en un ambiente húmedo y salino lo que puede provoca falsos contactos y oxidación.
  1. Revise la centralita de los instrumentos a bordo, verificando que funciona cada uno de los interruptores.
  2. Compruebe fusibles y disyuntores.
  3. El cableado que no esté deteriorado y pueda producir falsos contactos.
  4. Las baterías que sirven para almacenar la electricidad también se tienen que revisar, deben estar instaladas en un lugar estanco, ventiladas y aisladas de la cabina; pregunte cuando se cambiaron por última vez.

6. Electrónica

Al igual que pasa con los circuitos eléctricos, el medio húmedo y salino no es el ideal para los equipos electrónicos.
  1. Compruebe la sonda y corredera, verifique el funcionamiento del VHF tanto recepción como transmisión.
  2. La antena del GPS debe estar alejada al menos 2 metros de antenas como del VHF o radar.
  3. Pídale al dueño los manuales de los equipos y la LEB (licencia de estación del barco) si la tiene.

7. Revisión de las sentinas

En la sentina podemos encontrar humedad y agua, algo normal ya que los grifos de fondo y tanques de agua suelen estar instalados ahí. ​​​​​​

Comprueba las bombas de achique y que los grifos de fondo abren y cierran correctamente.

Si hay agua, vacíela y verifique de nuevo que no hay presencia de agua. En caso contrario busque su procedencia.

8. Motor

La mayoría de embarcaciones están equipadas con motores diésel, a excepción de los fueraborda que son en casi su totalidad gasolina.
  1. Verifique filtros, niveles y correas del alternador, manguitos, bomba de refrigeración y alimentación.
  2. Pida los manuales y libro de mantenimiento.
La vida de un motor diésel suele estar entre las 6.000 y 7.000 horas navegadas; los motores fueraborda se deben revisar al año o a las 100 horas de trabajo. Ante la duda, lo mejor es que lo compruebe un mecánico de confianza.

9. Equipos de seguridad

Los equipos de seguridad varían en función de la zona de navegación que esté autorizado el barco.

Revise chalecos, aros salvavidas, extintores, pirotecnia y resto de dispositivos obligatorios.

Pida también certificados de los mismos y compruébelos

10. Asesoramiento y prueba

No dude en pedir asesoramiento a un especialista de confianza que le puede aconsejar a la hora de comprar y darle sugerencias y consejos.

Pruebe la embarcación para sentir el barco en navegación.

Compruebe escapes, vibraciones y como se comporta el barco en diferentes revoluciones.

Comprar un barco es una decisión que requiere tiempo, paciencia y conocimientos. No se precipite a la hora de tomar esta decisión.
¿Qué te ha parecido este artículo?
La valoración media es de 5/5
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar