Antiguamente, el puente de mando de los barcos estaba a la intemperie, cuando hacia mal tiempo se guardaba en el interior de la bitácora el llamado “Cuaderno de Bitácora”, de esa manera quedaba protegido.

Hoy en día el Cuaderno de Bitácora y el Diario de Navegación tienen una utilidad muy relevante en los buques.

Continúa leyendo y descubrirás el porqué.
Tabla de contenidos
Mostrar
Ocultar
  • Origen del Cuaderno de Bitácora y del Diario de Navegación
  • ¿Qué es el Cuaderno de Bitácora? ¿Y el Diario de Navegación?
  • Características del Cuaderno de Bitácora y del Diario de Navegación
  • Diferencias entre Cuaderno de Bitácora y Diario de Navegación
  • Cuando no es obligatorio llevar Cuaderno de Bitácora ni Diario de Navegación

Origen del Cuaderno de Bitácora y del Diario de Navegación

El diario de navegación y el cuaderno de bitácora han sido utilizados desde siempre y en ellos se anotan todos los acaecimientos acontecidos durante la guardia de navegación.

El artículo 612.3 del Código de Comercio impone como obligación inherente al cargo de Capitán del buque llevar un libro foliado que se denominará «diario de navegación». Igualmente señala que para la elaboración del citado diario se servirá del «cuaderno de bitácora». Actualmente derogado por la Ley 14/2014 de 24 de julio de Navegación Marítima.

Los modelos a que deben ajustarse el «diario de navegación» y el «cuaderno de bitácora» vienen fijados en la actualidad por la Orden de 23 de octubre de 1968 («Boletín Oficial del Estado» número 306, de 21 de diciembre)

¿Qué es el Cuaderno de Bitácora? ¿Y el Diario de Navegación?

El Diario de Navegación es un documento oficial y legal que se lleva a bordo para registrar información relevante de los buques como datos náuticos y meteorología.

En particular, se tomará nota de los actos del Capitán cuando actúe en el ejercicio de funciones públicas.

En los buques en que vayan enrolados dos o más oficiales de puente, deberá llevarse un libro, denominado Cuaderno de Bitácora, en el que los pilotos de guardia registrarán cuantas vicisitudes náuticas y meteorológicas se produzcan durante la navegación.

Características del Cuaderno de Bitácora y del Diario de Navegación

Los Diarios de Navegación y el Cuadernos de Bitácora deberán llevarse foliados, rubricados y sellados, hoja por hoja, por la autoridad de la Administración Marítima y no deberán contener interlineaciones, raspaduras ni enmiendas.

Los asientos deben ser sucesivos y fechados, firmados por el Capitán los del Diario de Navegación, por los pilotos los del Cuaderno de Bitácora.

En ambos se registrará diariamente:
  • Las distancias
  • Los rumbos de navegados
  • La velocidad del buque
  • La variación en la aguja
  • El abatimiento
  • La dirección y fuerza del viento
  • El estado de la atmósfera y del mar
  • La latitud y longitud observadas
  • La presión y el número de revoluciones del motor y, bajo el nombre de “Acaecimientos”
  • Las maniobras (fondear, hombre al agua)
  • Los encuentros con otros buques y todos los particulares y accidentes que ocurran durante la navegación.
Tanto el Diario de Navegación como el Cuaderno de Bitácora deberán conservarse durante un año a partir del último asiento practicado.

En los supuestos de cambios de propiedad o de pabellón, los libros serán depositados en las oficinas de la Administración Marítima del último puerto de matrícula. Son autoridades competentes para efectuar la legalización de los citados documentos la Dirección General de la Marina Mercante, Capitanes de Puerto y Consulados de España en país extranjero.

Cada ejemplar de «diario de navegación» como de «cuaderno de bitácora» habrá de ser sometido, como mínimo, a dos revisiones anuales por parte de las autoridades competentes, sin perjuicio de que éstas realicen las que consideren convenientes.

La edición y distribución de estos documentos será realizada por el Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones.

El Capitán deberá expedir copia certificada de los asientos pertinentes del Diario de Navegación a toda persona que alegue un interés legítimo.

En caso de negativa, el interesado podrá dirigirse a la Capitanía Marítima en cuyo ámbito se encuentre el buque, o aquella de su matrícula, a fin de que se obligue al capitán o armador a expedir y entregar por su conducto la copia interesada.

Diferencias entre Cuaderno de Bitácora y Diario de Navegación

En el caso del Diario de Navegación, como comentábamos, se utiliza para anotar los registros del Capitán del Buque. Sin embargo, en el Cuaderno de Bitácora se toma nota de las incidencias que se puedan dar durante las guardias.

Si bien es cierto que mucha de la información que se anota en el Cuaderno de Bitácora, también se pone en el Diario de Navegación.

Por último, una de las diferencias más destacable es que el Diario de Navegación se trata de un documento oficial a diferencia del Cuaderno de Bitácora.

Cuando no es obligatorio llevar Cuaderno de Bitácora ni Diario de Navegación

Las embarcaciones de recreo están exentas de llevar y rellenar tanto un Diario de Navegación como el Cuaderno de Bitácora.

Actualmente en las librerías especializadas venden diarios de navegación donde los autores han procedido a adaptar su contenido para facilitar un registro de las navegaciones, que resulte útil, mas manejable y sencillo, para los aficionados a la navegación.
¿Qué te ha parecido este artículo?
La valoración media es de 5/5
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar