x

Nueva normativa para el fondeo en Baleares

El pasado 28 de abril de 2012 la directora general de Medio Natural y Educación Ambiental, dió a conocer que los barcos de eslora superior a 12 metros, no podrán fondear a menos de 35 metros de profundidad en las zonas en las que pueda haber posidonia. Además, señaló que los barcos de hasta 40 pies podrán lanzar libremente el ancla en aquellos lugares que no estén regulados, es decir, parques naturales y lugares de interés comunitario (LIC), así como que el fondeo no tendrá restricción de ningún tipo sobre arena.

En cuanto a las boyas de fondeo en las zonas LIC, cuya regulación está al margen del decreto, el Govern gestionará de manera directa un total de 284 boyas ecológicas, que estarán situadas en Punta Avançada (43), Cala Blava (45), Sant Elm (16), Cala Fornells de Menorca (50), Tamarells-Illa de Colom (30), Ses Salines de Ibiza (33), S’Espalmador (44) y Caló de s’Oli (23). Los precios para el uso de estas boyas serán de 10 euros para embarcaciones hasta ocho metros de eslora (boyas rojas) y de 20 euros para embarcaciones de entre 8 y 15 metros (boyas blancas).

El conseller de Medio Ambiente, Gabriel Company, anunció recientemente que el Govern ha desarrollado una aplicación para dispositivos móviles (accesible próximamente desde la web baleareslifeposidonia.eu) que facilitará información en directo sobre las zonas de fondeo, de modo que los patrones de las embarcaciones de recreo puedan saber si deben o no lanzar el ancla en un determinado punto del litoral.

La reserva de las boyas LIC sólo podrá realizarse por medio de la web de Life Posidonia entre veinte y un día antes de la fecha solicitada y un máximo de dos días consecutivos cada seis naturales.

Una de las cuestiones por resolver, que prácticamente ha quedado aclarada, es saber qué ocurrirá con los fondeos controlados del Parque Nacional de Cabrera, que vienen siendo gratuitos desde 1991. Company ha comunicado que la gestión será parecida a la de las zonas LIC y con tarifas similares, aunque de momento no hay confirmación oficial. Las asociaciones de aficionados a la náutica de recreo de Baleares han hecho de la gratuidad de las boyas de Cabrera uno de sus principales objetivos, alegando que el coste del mantenimiento de los fondeos es poco y que el Parque Nacional cuenta ya con un presupuesto de más de un millón de euros para mantenimiento.

Hasta aquí la regulación. Nuestra valoración de la misma es que si bien hay que proteger las praderas de posidónia, vitales para el equilibrio ecológico del Mediterráneo y amenazadas de extinción por la aparición desde 1984 del alga denominada Calerpa, así como por los destrozos de las anclas sobre las mismas, el fondeo a más de 45 metros de sonda es poco menos que irrealizable para una embarcación de entre 12 y 24 metros de eslora, ya que para ello, tendrían que llevar a bordo 180 metros de línea de fondeo... que no caben a bordo, de manera que, en definitiva, se trata de una prohibición de facto a la que nada habría que objetar si hubiese suficientes boyas de amarre.

Otra cuestión importante es la divulgación que se de a estas medidas para el conocimiento de las navegantes. No estaría de más una mayor coordinación de las administraciones estatal y autonómica para que, en las campañas que realiza Salvamento Marítimo, se incluyera informaciones de este tipo.

Respecto al cobro de las boyas de fondeo, esto supone un encarecimiento de la práctica de la navegación, añadiendo un coste que hasta ahora no existía. Actualmente resulta casi imposible conseguir un amarre en los meses de verano en Baleares y navegar durante una semana por las islas podría suponer un gasto adicional de 140 euros. Existe además la duda de si el número de boyas sería suficiente para la demanda habitual y por tanto, si será factible reservar una boya de un día para otro o habrá que preveerlo con antelación.

Comunicado de la Asociación de Clubes Náuticas de Baleares:

La Asociación de Clubes Náuticos de Baleares (ACNB) emitió un comunicado desaprobando el modo en que el Govern de les Illes Balears, a través de su conselleria de Medio Ambiente, pretende regular el fondeo y advierten que la futura normativa atenta contra los derechos básicos y la seguridad de los navegantes.

La ACNB lamenta en primer lugar que Medio Ambiente haya dado a conocer las líneas básicas de un decreto sobre fondeo sin realizar ningún tipo de consulta con el sector náutico. Y es que algunas de las normas demuestran un desconocimiento absoluto del medio marino.

Los clubes náuticos de Baleares apuestan por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente y el litoral, así como por la regulación del fondeo en las zonas portuarias y de una normativa razonable. Advierten, además, de la pretensión de algunas empresas privadas de crear puertos deportivos encubiertos con campos de boyas bajo el pretexto de salvar la posidonia.

Para la ACNB, resulta crucial que "la administración ponga freno a este plan de creación de marinas encubiertas antes de que sea demasiado tarde, como por desgracia ha ocurrido en numerosas instalaciones portuarias que hoy lastran con su falta de seriedad a un sector que debería ser estratégico para Baleares".

Dicha asociación reclama al Govern balear una mayor coordinación en las políticas que afectan a la náutica: "No se puede entender que la Conselleria de Turismo, tanto a través de su titular, Sr. Carlos Delgago, como de su máximo representante en la empresa pública Ports IB, se comprometan a apostar por la náutica como dinamizadora de la oferta turística en Baleares, mientras la Conselleria de Medio Ambiente se saca de la chistera un decreto que perjudica de manera escandalosa a la imagen de Baleares y abre la puerta a la especulación en las zonas de fondeo".

Esta asociación confía en que, al final, se imponga el sentido común que caracteriza las acciones del conseller de Agricultura y Medio Ambiente, Sr. Gabriel Gabriel Company, y el decreto no se materialice. El sector náutico ha aguantado mejor que otros los duros embates de la crisis económica y no sería lógico que un error echara por tierra el buen trabajo llevado a cabo por las entidades náuticas y portuarias desde hace décadas.
¿Qué te ha parecido este artículo?
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar