x

La navegación astronómica, de actualidad en la formación de los navegantes.

Resulta evidente afirmar que, las tecnologías de posicionamiento global tales como el GPS o el GLONASS, se han convertido en una herramienta casi indispensable en nuestro día a día: navegadores en los automóviles, aplicaciones en las que un taxi es capaz de detectar la ubicación del cliente… ¿Cómo se verían afectadas nuestras vidas si, estas tecnologías, fallaran?

Una preocupación añadida es la creciente destreza de los hackers a la hora de infiltrarse en las redes, temiendo la Armada de los Estados Unidos, que sus equipos puedan ser objeto de ataques cibernéticos, quedando inutilizados servicios vitales tales como el pilotaje de un avión de combate o el gobierno de un portaviones.

¿Cuál es su propuesta frente a este riesgo? Retomar la enseñanza de la navegación astronómica: almanaque, cronómetro y sextante en mano, a sus futuros oficiales.

Aunque, no son los hackers los únicos protagonistas, también lo son los riesgos como las interferencias en las señales de GPS, el derribo de satélites en un conflicto armado o, el caos electromagnético que se produciría en caso de haber una explosión nuclear en altura.

La pregunta ahora es: ¿Es la navegación astronómica lo suficientemente precisa como para reemplazar una posición de GPS? Sin duda alguna, no. Sin embargo, esto nos conduce a otra pregunta: ¿Es de necesidad vital contar con esa precisión, situándonos en mitad del Pacífico? De nuevo, la respuesta es no pero, la precisión obtenida, sería más que suficiente, además de fiable.

Un navegante bien entrenado, puede obtener con rapidez los datos necesarios de los astros con el sextante en mano, llevando su avión o barco, casi a cualquier lugar con un margen de error en torno a los dos minutos (dos millas).
¿Qué te ha parecido este artículo?
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar