x

Consejos para comprar un motor fueraborda de segunda mano

Un motor fueraborda de segunda mano puede ser una inversión, siempre que esté en buenas condiciones. Son más maniobrables y fáciles de manejar que los motores intraborda y, además, puedes desmontarlo cuando no estés usando la embarcación, razones por las que muchos los prefieren. Bien sea para utilizar tu lancha en tus ratos de ocio o para trabajar, es importante que sepas cómo identificar los posibles daños antes de comprar un motor usado.
Tabla de contenidos
Mostrar
Ocultar
  • ¿Cómo escoger entre los motores fueraborda de segunda mano?
  • Al destapar el motor

¿Cómo escoger entre los motores fueraborda de segunda mano?

Existen motores de 2 o de 4 tiempos y, en ambos casos, debes comprobar que se conserven en buen estado. Los motores fueraborda de 2 tiempos son preferibles para las embarcaciones pequeñas, puesto que aceleran de inmediato y resultan más económicos. Veamos qué hay que comprobar antes de tomar una decisión.

El propietario debe darte ciertas garantías, ya que un defecto oculto que aparezca poco después de la compra podría obligarlo a asumir el costo de la reparación. Por otra parte, es importante que se hayan realizado los mantenimientos requeridos, que prolongan la vida del motor.

Cada 100 horas o 6 meses de uso se habrán cambiado las bujías, el filtro del combustible y el aceite. Esta revisión incluye el líquido de la dirección y la compensación hidráulica, el cierre de la carcasa del motor, el anclaje y el cable de control.

La primera impresión al examinar el motor fueraborda de segunda mano es determinante, y debes hacerla con buena luz y de manera tal que puedas realizarla con comodidad. Es muy recomendable emplear un soporte donde puedas fijarlo de forma estable.

Si parece viejo y maltratado, probablemente no sea la mejor idea comprarlo. En la inspección inicial, revisa la tapa, que tenga las gomas fijas y en buenas condiciones para el cierre estanco. Las piezas móviles deben estar lubricadas o, de lo contrario, presentarán corrosión.

Si se ve demasiado nuevo, es posible que haya sido pintado y el propietario podrá aclararte esta duda. Pregunta también qué ha pasado si observas signos de reparaciones, como grietas o masilla.

El libro de revisiones periódicas es una buena fuente de información. Léelo para asegurarte de cuáles son las reparaciones que se han hecho, que deben tener el sello del taller. Otro dato importante son las facturas de las reparaciones, que deben coincidir con lo asentado en el libro.

Los motores pequeños vienen equipados con uno o varios depósitos auxiliares de combustible, los conectores, un tubo y su pera. Deben notarse blandos y flexibles, sin señales de óxido, pues de lo contrario deberán ser cambiados.

Al destapar el motor

Cuando quites la tapa de los motores fueraborda de ocasión escudriña en busca de signos de posibles daños. No debe haber restos de agua salada, manchas de aceite quemado o de óxido. La sal te indica que hay corrosión y es posible que ese no sea el motor que te convenga. Los filtros de combustible deben estar nuevos o con poco uso. Si ves zonas que tengan deformaciones, eso indica que ha sufrido un desgaste serio.

La instalación eléctrica es otro aspecto relevante en los motores fueraborda de segunda mano. El cableado debe estar en buenas condiciones, ordenado, limpio y protegido. Revisa la garantía de la batería, porque debe estar vigente. El tiempo y la sal hacen que los cables se vuelvan rígidos, señal de que hay que sustituirlos por unos nuevos. De lo contrario, pueden fisurarse y producir falsos contactos, que son peligrosos. La sulfatación y la corrosión son señales negativas.

Un motor fueraborda de segunda mano puede proporcionarte muchas horas de tranquilidad o, por el contrario, convertirse en un quebradero de cabeza. Tómate tu tiempo para revisarlo en profundidad y no te arrepentirás.
¿Qué te ha parecido este artículo?
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar