x

Un enemigo del motor diesel: el gasoil

Suena algo raro, pero el peor enemigo de nuestros motores es su propio combustible. El gasoil que entra en el sistema de la alimentación del motor tiene que ser impoluto, limpio, exento de partículas, agua y todo tipo de bacterias. Si hay agua en el gasoil, esta puede bloquear la bomba de inyección y el motor se parará. La presencia de partículas minúsculas lleva a una abrasión prematura y obtura filtros inyectores y bombas.

En cuanto a las bacterias podemos dividirlas en dos clases: las que viven en el agua del deposito y las que viven en el gasoil. También existen bacterias que necesitan agua y gasoil. Estas bacterias forman el “moco negro” obturando filtros y conductos; entrando en la cámara de combustión y malogrando la película de lubricación.
Gasoil-185x300

En total se calcula que un 90 % de los fallos mecánicos tienen que ver con gasoil contaminado, ¿como nos defendemos? La respuesta es: limpieza y mas limpieza.

Primero conviene tener una idea del contenido que hay dentro de nuestro deposito. Para esto podemos introducir un tubito transparente hasta el fondo del tanque. Con un dedo tapamos el tubito arriba y sacamos una muestra para analizar a simple vista. Vemos una muestra del deposito desde arriba hasta abajo.
Filtro-300x185

La primera línea de defensa es la fuente del gasoil. Conviene repostar siempre en una gasolinera de confianza o tener siempre gasoil de un bidón de esta para una emergencia. Hay quienes se juegan su motor por un depósito lleno por unos euros menos. Si la procedencia es dudosa es mejor tener primero una muestra.

Si el combustible es turbio habrá que filtrarlo o descartarlo directamente. Las bacterias son una causa de un mal funcionamiento del motor que puede provocar avería por respostar en gasolineras de poca confianza. Un daño en un punto del motor puede llevar a mas daños en muchos puntos.

Las bacterias se crían en el agua que se va acumulando en los fondos de los depósitos. El agua puede entrar de varias formas: si la toma de combustible no cierra bien, si el atmosférico (toma de aire) toca agua o por condensación. El gasoil pierde mucho volumen cuando se enfría y por la noche entra una gran cantidad de aire en su lugar. Aire que contiene humedad y se enfria, condensa y así poco a poco "bombeamos" agua dentro del deposito.

Todos los motores marinos vienen con un filtro de combustible, pero este deja pasar en parte esta masa negra hasta que se obtura por completo. Por eso es muy conveniente tener instalado un "filtro primario": un decantador de agua. Esta pieza consiste en un filtro de papel y un vaso transparente para observar el estado del gasoil.

Si vemos "moco negro", aunque sea poco, dentro del vaso es el momento de actuar. Quitaremos la palometa de arriba, cambiaremos el filtro de cartucho, drenaremos el agua del vaso de cristal y cambiaremos el filtro del motor. Y por último, aunque debería ser lo primero, limpiar él deposito. Si no tenemos acceso habrá que planificar uno. Esto nos puede salvar de muchos disgustos y gastos innecesarios.

Autor: Hans Joachim Heinrich - Responsable de mantenimiento del barco escuela Evasión III.
¿Qué te ha parecido este artículo?
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar