x

Navegar en invierno

¿Cuántas veces has deseado que tu embarcación no estuviera guardada durante el invierno, en esos días soleados en los que únicamente te apetece navegar y aprovechar las aguas vacías?

A pesar del frío y la amenaza de temporales característica del invierno, muchos navegantes deciden extender la temporada para aprovechar días mágicos. Navegar en invierno ofrece la posibilidad de disfrutar de aguas vacías, cielos despejados, fondeaderos desiertos y amarres de visitantes vacíos, haciendo de esta experiencia algo inigualable. 

A continuación, encontrarás una serie de consejos para que puedas navegar en invierno de la mejor forma posible y sobre todo, para que no desperdicies la mitad del año en tierra.
Tabla de contenidos
Mostrar
Ocultar
  • ¿Cómo navegar en invierno?
  • Combatir la condensación y la humedad del barco
  • ¿Cómo mantener el calor a bordo?
  • Aclimatar la embarcación en invierno
  • 5 artículos que debes llevar a bordo en invierno

¿Cómo navegar en invierno?

Antes de iniciar la travesía, deberás ajustar y revisar la embarcación como en cualquier otra salida. Uno de los puntos más importantes antes de salir a navegar, es revisar los diferentes elementos del motor de la embarcación y del dingui o bote auxiliar para ayudar a evitar una avería.

En invierno es más probable que encuentres neblina o niebla, por lo que el radar o el AIS pueden ser vitales. Antes de salir, asegúrate de que funcionan correctamente e infórmate sobre el funcionamiento del radar en estas condiciones. 

Debes tener en cuenta que el viento en invierno es más denso y tiene más fuerza que en verano. Por lo tanto, cuando te enfrentes a una situación de mal tiempo, deberás reducir la superficie velica en función de la fuerza del viento y el mar que te encuentres. Ante un temporal muy intenso es preferible sustituir la génova y la mayor, por el tormentín o stormjib y la vela de capa. Si no disponemos de este tipo de velas, tendremos que tomar rizos a la mayor y enrollar la vela de proa a la mínima expresión.
mal_tiempo

A ninguna tripulación le gusta sentarse durante horas en cubiertas frías, por lo que detenerse para tomar algo caliente y disfrutar de las vistas, será todo lo que necesites para alegrarles. Es importante llevar una planificación de las paradas para poder cumplir el Plan de Navegación y del mismo modo, poder hacer frente a imprevistos que puedan surgir. 

La vida en cubierta puede convertirse en una prueba de resistencia debido a que los días son más cortos y una vez se pone el sol, las temperaturas descienden aún más. Colocar un buen cerramiento en cubierta puede marcar una gran diferencia en la vida a bordo, ya que habilita una nueva estancia y protege de las corrientes de aire.

Combatir la condensación y la humedad del barco

Combatir la condensación y la humedad es el mayor problema al que te enfrentarás a bordo si navegas durante el invierno. En el mercado existen deshumidificadores pequeños que utilizan perlas o cristales de sílice para absorber el vapor de agua de forma pasiva, pero a menudo solo absorben la humedad de un área pequeña y deberás drenarlos regularmente. 
Deshumidificador

Si cuentas con 240v a bordo, es recomendable optar por un compresor o un deshumidificador desecante. El primero crea una temperatura interna entre 7ºC y 10ºC, un ventilador sopla el aire húmedo a través de la superficie, el agua se condensa y drena en un tanque. Sin embargo, si la temperatura de la cabina es inferior a 7ºC, bastante probable en invierno, el agua se congela en la placa fría y el proceso se detiene. Un deshumidificador desecante usa más energía pero funcionará independientemente de la temperatura. 

Algunos propietarios de embarcaciones, recurren al revestimiento de los casilleros con telas o tejidos absorbentes para evitar que los artículos guardados en el interior del barco, se mojen con la condensación. Otra práctica para evitar la húmedad y la condensación dentro de la embarcarción es colgar, siempre que el espacio lo permita, todo el equipo que esté mojado en otro área del barco, evitando hacerlo en el salón o en los dormitorios.

¿Cómo mantener el calor a bordo?

Una de las grandes dudas a la hora de realizar una travesía en invierno, y más si no sueles salir a navegar habitualmente, es qué ropa llevar a bordo para estar preparado ante cualquier situación meteorológica.

Es importante conocer los aislamientos de las diferentes capas de ropa y para ello, verás a continuación cuáles son las características de cada una de ellas y cuál es su órden:

  • Capa absorbente: la primera capa, pegadado a la piel, debes usar un top o camiseta que sea absorbente para evitar que permanezca húmedo y nos de frío. Debemos evitar los tejidos de algodón porque no son absorbentes y permanecerán húmedos.
  • Capa térmica: esta capa es una de las más importantes, ya que nos ayudarán a mantener el calor que producimos nosotros mismos. 
  • Capa intermedia transpirable: debemos utilizar prendas de abrigo que sean a su vez transpirables porque de lo contrario, humedeceremos la ropa al sudar y obtendremos el efecto contrario al que buscamos. 
  • Capa exterior impermeable: durante el invierno las posibilidades de encontrarnos con algún tipo de precipitación durante la travesía, son bastante altas. Es por ello que es importante contar con ropa impermeable para evitar mojarnos.

Todos los fabricantes de ropa náutica ofrecen prendas con tres capas (capa térmica, intermedia transpirable e impermeable) o incluso, en tiendas de ropa de esquí o de deportes, podemos encontrar prendas idóneas para ir bien preparados. 
navegar_invierno

Otras de las prendas imprescindibles son los guantes, el gorros de lana y el pasamontañas o buff para cubrir el cuello, las orejas y la nariz.

Los alimentos calientes también son un gran aliado para mantener el calor a bordo. Un trozo de chocolate, una barrita energética o un sandwich pueden calmar el hambre sobre la marcha, pero con el factor de la sensación términa al estar a la intemperie, también es necesario tomar algo caliente. Asegúrese de que la tripulación en cabina toma bebidas calientes con frecuencia.

Además, ten cuidado si guardas frascos de vidreo o botellas que contengan líquidos porque al congelarse, el vidrio podría romperse. Una de las ventajas del frío es que no tendrás que utilizar la navera, así que puedes apagarla y ahorrar energía.

Aclimatar la embarcación en invierno

Para poder aclimatar la embarcación en invierno, necesitarás un calentador. Hay calefactores de 12v, generalmente recomendados para usar en automóviles, pero no tienen la potencia suficiente como para calentar la cabina de un barco. Si dispones de 240v a bordo, puedes optar por un calefactor más potente que calentará la cabina rápidamente, pero a los pocos minutos de apagarlo, volverá a hacer frío.

Debes tener en cuenta que un calentador eléctrico que esté permanentemente en funcionamiento, tendrá una potencia nominal de alrededor de 2kW y esto supone un gran consumo de energía.

Otras opciones entre las que puedes elegir son los calentadores de aire forzado diésel o los calentadores de gas. Sin embargo, ambos necesitan ventiladores para hacer circular el aire caliente, por lo que también consumen mucha energía.

En definitiva, la opción más recomendada son los calentadores tipo estufa. Son muy efectivos, consumen poco o nada de electricidad y, con la instalación adecuada, también pueden calentar un tanque de agua. Funcionan con gas, gasóleo, parafina o incluso combustible sólido pero requieren la instalación de un conducto de humos.
estufa_barco

Si bien cocinar es una excelente manera de calentar la cabina, ten en cuenta que al quemar un 1 kg de butano líquido, se liberan 1,55 kg de agua y 3 kg de CO2. Es esencial ventilar la cocina o de lo contrario, el oxígeno se agotará y en lugar de producir dióxido de carbono, la combustión de gas producirá monóxido de cabrono, que es más letal.

Por último, los calefactores de efecto invernadero crean un calor más duradero, pero son mejores para mantener una temperatura por encima del punto de congelación cuando el barco permanece parado.

5 artículos que debes llevar a bordo en invierno

Como hemos visto anteriormente, uno de los puntos más importantes si navegas en invierno, es mantener una buena temperatura corporal y el cuidado de las personas que forman la tripulación. Para ello, os ofrecemos 5 ideas de artículos para llevar a bordo que encontramos imprescindibles.

  • Un pasamontañas o buff para cubrir el cuello, las orejas y la nariz, evitando las corrientes de aire frío.

pasamontañas_buff


  • Un termo eléctrico con bomba de calor ofrece la ventaja de tener bebidas caliente al instante, en lugar de esperar a que caliente un hervidor convencional.
  • Unas tazas térmicas para mantener las bebidas calientes. Eso sí, ten cuidado con la sopa porque se puede quedar algun resto en la tapa y el té te puede saber a sopa minestrone. 

termo


  • Un calentador de manos para meter en los guantes puede ser tu arma secreta. Existen varios modelos que funcionan con combustible químico y eléctrico recargable, carbón o GLP. Otra opción son los guantes calefactables pero suponen una mayor inversión.

calentador_manos


  • Una crema de manos para garantizar el buen estado de las mismas y evitar, de esta forma, heridas molestas que nos pueden dificultar algunos trabajos o maniobras. Es importante mantener, en general, la piel hidratada y por tanto, es recomendable llevar crema hidratante y bálsamo labial

crema_manos
¿Qué te ha parecido este artículo?
La valoración media es de 5/5
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Aceptar